Lo que escribimos es lo único que quedará de nosotros.

lunes, 3 de junio de 2013

Espinas

Intento asumir que voy a tenerla siempre clavada en la memoria. Su voz. Su tacto. A veces acuden en la noche. Y me inquietan. A veces no logro recordar cómo era el timbre que caracterizaba su voz. A veces me cuesta evocar las facciones de su rostro. A veces, incluso, la he echado de menos.

Pero es un secreto. Ella es mi secreto. Prohibido. Vive en mis recuerdos. En mi memoria. En las caricias que me acunaban con ternura antes de irme a dormir. Vive en esas palabras que como espinas, llevo clavadas muy dentro.

Antes luchaba por deshacerme de su recuerdo. Ahora, necesito más que nunca hacerlo mío. Y espero que siempre, al menos una pequeña parte, sea mia.

2 comentarios:

  1. Me da pena lo atormentado de que ve el chico. Muy corto y a la vez intenso: Me ha gustado.

    Un saludo.

    María Ahufinger
    http://marietta-escritos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa interpretación del texto.. Me alegra que te guste. Un saludo

      Eliminar